lunes, 19 de febrero de 2007

NI CON VENENO

A estos no se los carga nadie. Pueden con todo. En los últimos cinco meses, el producto "CSI" ha sido la ficción extranjera más vista y la más aplaudida por el público.
A
CSI Miami ha juntado frente al televisor a una media de 5.162.000 espectadores, consiguiendo una cuota de pantalla de 27'6 %. Esta saga es la más seguida hasta ahora en Telecinco y puede ponerse la estrella de haber conseguido que casi 6 millones de espectadores vieran el capítulo de "Furia" el pasado lunes, donde muere la que iba a ser mujer de Horatio.

Por su parte, CSI Nueva York ha cerrado la segunda temporada con una cuota de pantalla del 28 % y ha trasladado a casi 5 millones de personas a las calles de Manhattan y de la Gran Manzana. Debo reconocer que esta temporada me ha gustado mucho más que la primera y la he seguido con más interés.
a
Los capítulos de despedida han sido muy logrados, sobre todo el de Nueva York con la mega explosión que deja en cama a Flack. Las imágenes han vuelto a recordarme las terribles escenas del ataque aéreo a las torres gémelas. Otra vez la piel de gallina y un respingo provocado por recuerdos escondidos en el fondo del cajón. Lo que no sé es por qué Mac cuando ocurre este suceso no se acuerda de mujer que murió en uno de los aviones, pero sí del amigo que murió cuando servía como militar en Kuwait.
a
Estas series son las que mejor captan el ambiente que se repira en EE.UU. y sirven de revulsivo para aquellos que no quieren abrir los ojos ante una realidad que quema con solo mirarla de frente.
a
Pero no es un adiós en toda regla, porque la próxima semana comenzará la sexta temporada de CSI Las Vegas. Grissom y su equipo se enfrentarán a nuevos casos que les descolocarán de sus casillas: suicidios en masa, la desaparición de una familia al completo, un licántropo suelto por la ciudad... El próximo lunes veré el primero y os cuento mi opinión.

1 comentario:

Leyre dijo...

Estuvieron muy bien los dos capitulos de despedida, cierto. A mi lo que me llamo la atencion fue que en CSI-NY no llamasen a la mujer de Flack cuando este estaba en el hospital, sobre todo cuando comentan que no tienen por que, pero que aun asi van a quedarse con el toda la noche... ¿es que no se han acordado de que tiene familia? Queda muy bonito esa imagen de equipo, pero a la vez exageran un poco los tipicos valores "americanos" que se muestran en todas las peliculas...

Y por cierto, Alberto, que Horatio y Marisol ya se casaron antes de que le disparasen a ella. O te perdiste ese capitulo, o tus fuentes de informacion fallan...

Saludos.

P.D. Siento escribir sin acentos pero es culpa del teclado.