miércoles, 21 de febrero de 2007

PECADORES

Así deben de sentirse los guionistas de “Aída” después de que el viernes pasado saltaran las alarmas entre los directivos de Telecinco. El argumento del capítulo del domingo, donde la protagonista mantenía relaciones sexuales con un sacerdote no gustó nada a Vasile. Según aseguró “El Confidencial digital”, se convocó un gabinete de crisis al considerarse que el tema atentaba contra los principios de la casa. De hecho, el medio confirmó que el episodio sufrió grandes cambios antes de emitirse. (¿Censura?). Yo no los noté. Además, también se ha quejado la Fundación ALPE, por el trato denigratorio del personaje de Mauricio hacia un enano hace dos semanas.

La gente debería entender que estamos ante una ficción que se ríe de todo lo considerado como intocable o pudoroso en esta sociedad, a través de un humor ácido, transgresor y muy negro. El público encuentra en este producto arquetipos de una sociedad en decadencia, y a numerosas personas les sirve de terapia, pues ven que la vida de “Aída” es todavía peor que la suya. Así que, si ven sonreír a alguien un lunes temprano por la mañana, significará que la noche anterior disfrutó con la serie. Yo, al menos, lo hago.

1 comentario:

TV CLICK dijo...

No comprendo estas cosas. Entre esto y lo de Dolce & Gabanna!! La verda es que estamos en una sociedad de mente muy antigua. Que es una serie de tv, no la vida real!! Hay que comprender el tipo de humor de esta fantastica serie... Mucho quejarse pero luego es lider de audiencia!

Saludos